Sobre mi creación

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa. ”
Mahatma Gandhi (1869 – 1948)

Bailarinas, en dehors y en dedans. ¡Esfuerzo, constancia, disciplina y ballet! es un cuento infantil para ser leído y disfrutado por niños y adultos.

Siempre he creído que los libros enriquecen y nos llevan de la mano a bucear en historias, y en riquísimos contenidos; y por eso, opino que es uno de las mejores modos de inculcar valores y una cultura general y básica a los niños, pues si logramos establecer la lectura como un saludable hábito, podremos darles la sensibilidad necesaria y suficiente como para trasmitir sentimientos y experiencias que de otro modo serían difíciles de expresar.

El acto de leer o el de hojear un libro y apreciar sus ilustraciones o fotografías, estimula la inteligencia, la imaginación y la creatividad de todos, pero muy especialmente de los niños.

Hacia tiempo que deseaba escribir este libro para niñas, para intentar que valores que hoy en día parecen un tanto demodé, volvieran a tener su lugar destacado entre las cosas importantes, pues según creo, es el sitio que les corresponde.

Tengo la idea que a los niños de hoy, si se les habla de perseverancia, esfuerzo y sacrificio, la gran mayoría pueden oír eso como algo extraño que suena a cosa antigua y en desuso.

Carolina de Pedro y Margarita - París 2011

Pienso que el sacrificio, aunque suene drástico como concepto, es un valor muy importante para superarnos en nuestra vida, gracias a la fuerza que eso imprime a nuestro carácter, y cualquiera que se haya destacado en alguna disciplina, trabajo o profesión, sabe que llegó a colocarse en la cima por su esfuerzo, su perseverancia y por el sacrificio realizado para alcanzar esa meta.

Es importante mencionar también otra cualidad con frecuencia olvidada. Me refiero al optimismo, que es un gran partenaire, y muchas veces, sin el no se puede bailar.

Pocas veces se hace alusión a esa sensación apasionada por alcanzar un fin, conservando la confianza en uno mismo y en las personas que colaboran en su realización. El optimismo refuerza y alienta la perseverancia.

Valores esenciales son la disciplina, el esfuerzo y la constancia; pero sobre todo, el espíritu de entrega y superación hacia una actividad, un estudio, trabajo o vocación que nos identifique y haga sentir feliz.

Como madre y profesora se lo importante que es explicarle a nuestros hijos y alumnos que gracias a cualidades como la paciencia y la voluntad es posible atravesar las dificultades más grandes y los caminos más difíciles.

Pienso que el ballet, es un arte elitista, pero no por definir clase social o el nivel económico, pues de hecho en Rusia, es la actividad del pueblo. Sin embargo es elitista porque para acercarse a él hay que tener ganas de cultivarse, de aprender, de superarse y tener la inquietud permanente de ir un poco más allá, y no es un esfurzo que la mayoría de la gente quiera asumir.

Tener la iniciativa de formarse para crecer, es arriesgarse, es superarse y es trascender la propia realidad.

Tener este tipo de empeño, representa quizás la mejor actitud hacia la vida.

Inspirada en las clases de ballet que le doy a mi hija, recordando mi propia educación en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón (ISA) de Buenos Aires, Argentina, y de los valores que he recibido de mi familia, he escrito esta historia de “Bailarinas”.

Especialmente dedicado a todas las “Bailarinas” y muy especialmente a mi hija Margarita y a mi madre, Josefina.

Las ilustraciones de la artista, Noemi G. Manalang son exclusivas para “Bailarinas, en dehors y en dedans”.

A ellas, mi profundo agradecimiento.

Carolina de Pedro Pascual

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Click en este ENLACE para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies