Carolina de Pedro Pascual en Vogue España

“La danza clásica tonifica, quema grasa, fortalece la zona abdominal y mejora tu capacidad de autocontrol” Carolina de Pedro Pascual

Por Ana Morales  – VOGUE

El ballet tonifica los músculos, los alarga, ayuda a quemar grasa y calorías (hasta 250 en una sesión), trabaja (¡oh, milagro!) la zona abdominal, ayuda a mejorar la postura y potencia el autocontrol. Por eso (y por tantas otras cosas), modelos como Miranda Kerr, Doutzen Kroes y Lindsay Ellingson se debaten entre la práctica del yoga y la de la danza clásica (muchas de ellas son adictas al método de la bailarina americana Mary Helen Bowers, Ballet Beautiful).

Dos disciplinas afines que cada vez más mujeres practican de manera conjunta, entre otros motivos porque, tal y como nos explica la bailarina Carolina de Pedro Pascual, de Danza Ballet, “ambas técnicas se complementan entre sí y conforman un buen conjunto de beneficios para cuerpo, mente y espíritu”. Ella es la creadora del método Body Ballet, una fusión de baile clásico, moderno y barre à terre con asanas de yoga que pueden seguir mujeres de todas las edades que no quieren ir a un gimnasio pero que quieran incorporar en su cuerpo los beneficios que aportan disciplinas como la danza clásica. “Mis clases están pensadas para esculpir, trabajar y no agotar”, afirma la bailarina.

Carolina de Pedro Pascual para Vogue España

-¿Puede iniciarse en el ballet cualquier mujer, aunque no tenga una condición física determinada? ¿Cuál es la mejor edad para practicarlo? ¿A partir de qué momento hay que plantearse que no es la mejor edad?

Cualquier mujer puede empezar a tomar clases de danza clásica y a cualquer edad, siempre y cuando no sea su intención bailar profesionalmente.

No es una cuestion de edad sino de estado fisico, de mentalidad y de voluntad. Hay personas que a los 50 años tienen mas voluntad que jovencitas de 20 y se encuentran en un estado fisico óptimo para realizar una actividad fisica tan profunda como es el ballet cláscio.

Con tener una condición física normal, sin enfermedades serias, es suficiente y además, aconsejable, pues la práctica es beneficiosa en extremo.

También debo decir, en relación a la edad, que tratándose de seres humanos, no podemos generalizar y decir cosas válidas para todas.

Cuando la salud falla, sea a la edad que sea, lo mejor es consultar a un médico y que sea él el que diga que hacer en relación a una práctica como el ballet, para asegurase de que no sea cosa que justamente esa práctica pueda agravar alguna patología existente.

-¿Qué sensación experimentaste tras tu primera clase de ballet?

En mi caso fue a los 6 años y ahora tengo 43! Supe desde ese mismo momento que era justamente eso lo que yo queria hacer siempre. La música, el estudio de ballet, el olor especial de las zapatillas de aquella epoca y ver a tantas y tantas personas, profesionales y aficionados, inmersos en su mundo de “ballet” me dejó absolutamente maravillada. Fue como una hermosa película; pero con la posibilidad de entrar en ella, en ese mundo magnífico, lleno de elegancia, sacrificio y arte.

-¿Cuáles son los beneficios inmediatos de una clase de ballet?

La primera en beneficiarse es la postura en general, y los hombros, el cuello y la espalda en particular.

Le siguen, con un poco más de tiempo, la elongación, la tonificación y el fortalecimiento de la musculatura del cuerpo. Poco a poco se asimila y se tiene la sensación de que el cuerpo “no pesa” como de costumbre.

-¿Y cuáles son los resultados a medio plazo?

Se continúa con el trabajo del cuerpo, se ejercita la atención de la mente, se mejora la alineación y la postura. También se pierde grasa, y mucha, se tonifica la musculatura de forma natural; y el cuerpo todo cambia, pero para mejor. Pisciologicamente vas teniendo cada vez mas confianza a medida que vas a clase y es por esto que tu autoestima se ve reforzada por el avanze y el progreso que ves de semana en semana.

-¿Para qué zonas del cuerpo es especialmente bueno el ballet? ¿Cuándo pueden empezar a notarse los resultados en nuestra figura?

El ballet es bueno para todo el cuerpo. En las clases, desde el comienzo en la barra hasta la reverance al finalizar, no hay una sola parte de tu curpo que no haya estado involucrada en el esfuerzo propiciado por los diferentes ejercicios y pasos.

Yo opino que en unos 3 meses se deberia empezar a notar resultados, yendo a clases como mínimo, 2 veces a la semana. Por lo general, las alumnas de mis clases lo notan bien pronto, e incluso, aún dependiendo que cada persona es un mundo, en menos de un mes es posible notar cambios en el cuerpo. Quizás alguna no lo note en principio en la silueta, pero si notará que tiene mas fuerza, mas firmeza, y mas resistencia en el día a día.

Eso si, un cambio de alimentación es fundamental para acompañar la práctica. Se entiende que hablo de un cambio, en el caso de que la que uno tenga no sea buena y natural.

Por más que hagas lo que hagas, es muy difícil mejorar si te pasas el día comiendo donuts.

-¿El ballet puede ayudarnos a adelgazar o solo tonifica? ¿Se queman calorías durante su práctica?

Suceden las dos cosas practicando ballet, pues se adelgaza y se tonifica al mismo tiempo. También se desarrolla la flexibilidad, la fuerza y la resistencia. Se pueden llegar a evaporizar entre 200 y 250 calorías dependiendo del ritmo de las clases.

La danza clásica es un entrenamiento cardiorrespiratorio fantástico, que genera fuerza a las piernas y generan una resistencia que se aprovecha al máximo. La clave es, hacelo poco a poco, al tiempo que se va conociendo y aprendiendo la técnica correcta, la apropiada coordinación de piernas, cabeza y brazos, para que se comporten como la unidad que son.

Un buen propósito sería mantener una alimentación balanceada, con un buen balance de proteínas, verduras y frutas. Nunca es apropiado dejar de comer ni saltearse alguna comida, ya que cuando se hace esto el cuerpo tomará energía de los músculos, disminuyendo tu masa muscular y por tanto tu resistencia.

-¿Cómo definirías el cuerpo de una bailarina?

Para tener el cuerpo de una bailarina se ha de nacer con determinadas condiciones anatómicas para que se adecúan a los movimientos de la técncia y de la estética requerida. Es importante saber que el ballet posee un canón estetico riguroso y definido. Largas, delgadas, fuertes y esbeltas. Asi debe ser una bailarina.

La perfecta línea que dibuja un cuerpo de una bailarina clásica no pasa nunca desapercibida. Una bailarina se distingue, entre otras cosas, por poseer a primera vista un cuerpo elegante, una figura esbelta y una fuerte y estilizada musculatura.

-¿Cuántas sesiones a la semana deben practicarse y de cuánto tiempo tiene que ser cada una?

Dos veces por semana, en clases de hora y media es lo normal. Mis alumans toman casi todas tres clases a la semana y su estado fisico y anímico es óptimo por lo que veo, y por lo que me cuentan.

Para las mujeres que no desean o no pueden despegarse de sus tareas, una vez siempre es mejor que ninguna y, si se quieren cumplir ciertos objetivos hay que ser consecuentes con los deseos y no faltar nucna a clase, aunque llueva, truene o haga frio.

-Siempre se ha relacionado el ballet con la flexibilidad ¿Es una condición necesaria tenerla?

Para una bailarina profesinal si es fundamental tenerla.

Para las aficionadas, no. Yo tengo alumanas que desde siempre han tenido poca o nada de flexibilidad y tras tomar clases de ballet han podido realizar grandes mejoras en este tema.

-¿Sirve el ballet para trabajar la zona abdominal que tanto preocupa a las mujeres?

Absoluta y rotúndamente si. Las clases de ballet ayudan a fortalecer y tonificar los músculos de esta zona. El entrenamiento a traves de la danza clásica es un constante ejercicio cardiovascular y contribuye a reducir la grasa corporal, siempre y cuando se siga al mismo tiempo una dieta adecuada para no ganar peso. Practicar regularmente actividades como el ballet, no sólo mejoran la salud sino que además permiten obtener una buena forma física.

Durante la clase de ballet se ha de estar todo el tiempo con el “estomago metido hacia adentro” y a traves de ejercicios muy específicos, se fortalen los músculos del torso que a la vez son los que ayudan a conseguir una buena postura.

-¿Puedes ser una buena terapia para recuperar la figura después del parto?

Mi experiencia es un claro ejemplo. Durante mi materinidad engorde bastante, o más que bastante, demasiado. Tras la perdida de fuerza muscular y toda la experiencia parto – post parto mi estado fisicio cambio, por no decir que estaba faltal. Tras una maternidad, lo más habitual es quedarse con kilos de más, flácida e hinchada, con mucha cadera y sin fuerza en los músculos.

Regrese a mis clases de ballet ni bien mi pequeña hija me lo perimitó, y poco a poco con disciplina y constancia llegue, cerca del año, a tener una silueta y un estado fisico casi óptimo.

Es posible recuperar la figura después de un parto, y la danza clásica junto con una dieta apropiada, es un metodo que no falla.

-Hay disciplinas como el yoga que pueden practicarse durante el embarazo. ¿Es el caso de la danza clásica?

Siempre que el médico no indique lo contario, si.

A medida que el embarazo crece tendremos que tomar clases cada vez mas sueves y lentas.

Es muy importante tener consciencia de los ejercicios que son favorables y los que no lo son; sobre todo el tema de los saltos y ciertas posturas que yo no creo recomendandas para este caso particular.

Con la danza cláscia se aprende a respirar correctamente y mantener la musculatura fuerte y tonificada. Si a esto se le suma los benefcios psicilógicos que genera, como ayudarnos a reducir la ansiedad natural del embarazo, nos permite descansar mejor.

-¿Puede ayudarnos el ballet a combatir problemas de espalda o similares?

Si hablamos de los problemas de la espalda que se genera en los músculos, articulaciones, discos o ligamentos; y derivados de las malas posturas o por incremento de la tensión nerviosa, lo que origina contracturas en toda la zona, mi respuesta es si; siempre y cuando sea aceptado y vigilado por un especialista.

Para estos casos puntuales existen una serie de ejercicios que practicamos en clases de Body Ballet® donde además de una barra clásica hacemos trabajo de barre à terre. Son ejercicios de una clase de técnica clásica pero acostado en el suelo, donde el contacto directo con nuestra columna vertebral nos hace trabajar colocados en una correcta alineación y así los movimientos se extienden y realizan de manera fluida y suave logrando el fortalecimiento abdominal y el uso eficaz de la respiración. Además, conseguimos relajar las articulaciones y corregir dos males típicos de nuestra época: la mala postura y la rigidez. Esta técnica siempre da excelentes resultados.

Lesiones graves o irremediables, no se curan ni con el ballet, ni con el Body Ballet, ni con nada de lo que yo hago.

-¿Puede resultar más efectivo si se combina con otras disciplinas como el pilates o el fitness? ¿Cuáles son las mejores combinaciones?

Me parece muy interesante la integracion de varias disciplinas si todas ellas trabajan en la misma dirección y de forma coherente con el modo en que lo hace la danza clásica: estilizando, tonificando y elongando los musculos.

A saber: pilates, yoga, barre à terre o danza moderna tienen puntos de base comunes, como la respiración, el fortalecimiento de los musculos, la mejora de la postura y sobre todo, no son actividades agresivas en su practica sino armoniosas, equilibradas y rítmicas.

Desaconsejo el aeróbic y las pesas, dado que hacen la musculatura se vuelba tosca y masiva, además de que pueden producir lesiones que impidan la práctica del ballet.

-Ballet y yoga. ¿Cómo alternar ambas disciplinas? ¿Por qué es tan bueno?

El ballet y el yoga se encuentran en un punto; quienes han practicado ambas son conscientes de esto.

Ambas técncias se complementan entre sí y conforman un buen conjunto de beneficios para el cuerpo, la mente y el espíritu, pues se trata de una inversión, un trabajo corporal de equilibrio y en pro del bienestar total de nuestro cuerpo. En cada clase tonificas, estiras y revitalizas diferentes partes de tu cuerpo y trabajaras aspectos fundamentales de tu ser, realizando una preparación y reparación física, mental y espiritual.

Uno de los mayores beneficios que aporta el yoga es la de encontrar o recuperar la fuerza central en todo el cuerpo y la de centrar la mente. Es una actividad absolutamente integradora. La parte superior se conecta con a la parte inferior de tu cuerpo buscando un permanente equilibrio general que permite a la vez moverse con facilidad y fluidez.

-¿Qué beneficios emocionales tiene la práctica de ballet? ¿Nos ayuda a mejorar nuestra confianza en nosotros mismos y nuestra capacidad de autocontrol?

Cuando uno hace danza, lo que está haciendo es una actividad solitaria, pues aunque estemos rodeados de personas, una de las primeras cosas que enseño, es que se trata de una actividad de profunda introspección. Es gracias a esta soledad que se nos permite conectarnos y encontrarnos con nosotros mismos y eso nos ayuda en el cultivo y en la practica del ejercicio mental en pos de la serenidad de pensamiento, otorgando un estado de bienestar, calma y serenidad, cada vez más duradero a medida que dicha práctica se prolonga en el tiempo. Meditación Zen? No. Modestamente danza, pero bien hecha.

Durante las clases de ballet debemos descartar la relajación física, la mental y toda distracción. Debemos aprender a encontrar y sostener una postura corporal correcta, fortalecer el tono muscular y especialmente no dejar que la mente se distraiga y se aleje del momento presente.

-¿Puede ser una buena alternativa contra la depresión?

Aparte de pedir ayuda a un médico o terapeuta en esos casos, siempre hay cosas que se pueden hacer para sentirnos mejor. El ejercicio físico es efectivo contra la depresión pero, según el caso, ya que la depresión no se cura sola. A través de una actividad, como por ejemplo el ballet, que nos genere bienestar fisico y emocional podemos encontrar una buena alternativa para mejorar nuestra salud fisica y que eso tiña de beneficios también nuestra salud emocional.

A muchísimas personas la danza clásica las sumerge en un entorno feliz, de profundo encuentro con la música, con su ser, con el arte y la cultura. Las clases de ballet son una fuente de gran motivación, de reto y actividad, donde nos encontramos con personas con gustos parecidos, con las cuales compartimos e intercambiamos experiencias, conocimiento y cotidianidad.

-¿Qué prendas debemos elegir para llevar a cabo una clase de baile? ¿Por qué es importante saber elegirlas? Siempre se asocia la imagen de una bailarina con la de un moño alto y tirante. ¿Es una cuestión meramente estética o es por necesidad?

Yo exijo sólo dos cosas: zapatillas de media punta y el cabello recofigo en un moño. Por lo demás, pueden traer ropa cómoda y apta para bailar (maillot, medias o chandal amplio y cómodo).

El peinado de una bailarina es indispensable. En las escuelas profesional de ballet profesional, ya desde pequeña, te enseñan a cuidar hasta el más mínimo detalle de tu aspecto y aseo personal. Es una parte importantisima de la educación que te acompaña de por vida.

El moño se utiliza por un tema de estética personal y de pulcritud total de tu aspecto; seria impensable realizar ejercicio con el pelo molestandonos en la cara y el cuello todo el tiempo, mezclado con el sudor. Poco estético, poco elegnate y nada práctico!

Un buen moño (hecho con laca y con las orquuillas bien colocadas) aporta elegancia y destaca la expresividad y la belleza de quien lo lleva; destaca los movimientos del cuello y la expresividad del rostro además de regalarnos una imagen cuidada nos hace sentir seguras y confiadas.

-¿Es mejor practicar ballet por la mañana o por la tarde? ¿Hay algún momento más apropiado? Con una sesión de fitness puedes notar cierta alteración al finalizar la clase. ¿El ballet relaja o vigoriza?

El momentos del dia es indistinto. Hay personas que funcionan mejor por la mañana, otras por la tarde, o por la noche. A mi entender una buena clase de ballet vigoriza y hace que nos sintamos frescos y renovados.

El ballet renueva la vitalidad física, vigoriza la mente y eleva el espíritu.

-Si se lleva a cabo por la mañana. ¿Es mejor desayunar antes o después? ¿Se debe tomar algún alimento o bebida antes de empezar la sesión? Algunas gurús de yoga desaconsejan tomar café antes de una clase… ¿pasa lo mismo con el ballet?

Lo ideal es desayunar una hora y media antes de empezar la clase matutina. Un buen desayuno puede consistir en: 1 lácteo (leche, yogurt o queso), y alimentos ricos en carbohidratos (cereales o fruta) y un poco de proteínas si lo anterior es escaso. Alimentarnos bien es muy importante sobre todo antes de una actividad fisica tan exigente como el ballet. Realizar ejercicio sin haber realizado un ingesta de energía va a provocar que el cansancio llegue antes y que el rendimiento esté muy por debajo de lo normal.

El desayunar bien está favorablemente asociado con un peso saludable y una buena salud.

No es lo mismo preparanos para una clase de yoga y una de ballet, en donde toda la hora y media que dura el entrenamiento, poco a poco, se va incrementando el ritmo de los ejercicios y la exigencia es cada vez más elevada. Tomar café personalmente nunca me ha hecho mal, al contrario. La cafeína contribuye a aliviar el dolor muscular ya que posee propiedades desinflamatorias.

Además, mejora el estado de ánimo, la atención, la capacidad de trabajo y la energía al estimular el sistema nervioso central.

-¿Qué hacer después de una clase de ballet? ¿Algún alimento o bebida isotónica para reparar o prevenir?

La hidratación después de un esfuerzo físico siempre es importante. Nunca está de más llevar a la clase de danza una botella de agua o de bebida isotónica para conservar tu energía y evitar deshidratarte, sobre todo en verano cuando sudamos muchísimo al comenzar los primeros ejercicios en la barra.

Es necesario insistir en la necesidad de beber un mínimo de 2 litros de agua al día y de reponer los líquidos perdidos después de la clase de ballet. Para reparar y recuperar fuerza nada mejor que el descansar y domir.

La hidratación antes, durante y después del ejercicio, junto con una dieta sana y equilibrada son la clave para no padecer males y lesiones.

-¿Por qué es importante la música durante la práctica de ballet?

La música es la esencia misma de la clase de ballet. Ambas van de la mano, ligadas de forma indisoluble.

La música es el factor esencial que permite crear el ambiente especial y necesario, sin el cual, una clase de ballet, no sería lo que es. Como persona dedicada a la enseñanza de la danza clásica, sé de la gran importancia que tiene utilizar la música adecuada durante una clase.

Los pasos se repiten. Se estudian una y otra vez. La elección de la música correcta, ejecutada a un tempo apropiado y justo, facilita no solamente la comprensión musical por parte del alumno, sino que además tiene la virtud de facilitar la asimilación de la técnica para su posterior perfeccionamiento.

La ejecución exacta, precisa y llena de melodía facilita al profesor su tarea diaria haciendo que toda la labor se desarrolle de una manera espontánea, lo que aporta importantes beneficios a todos los participantes.

La finalidad de mi trabajo no es otra que la de transmitir y acercar a mis alumnos el profundo gozo que se experimenta con el estudio del arte de la danza, y a través de esta experiencia, la del encuentro con la música.

-Hay otras disciplinas como el yoga o el pilates que pueden practicarse en casa una vez aprendidas las posturas. ¿Con el ballet pasa lo mismo? ¿Es necesario algún requerimiento? ¿Qué equipo se necesita?

El correcto estudio de la danza clásica debe realizarse en un estudio de ballet bajo la atenta mirada de una persona altamente capacitada que lleve adelante la tarea de guiar, ordenar, corregir y cuidar del alumno.

Hay pasos y ejercicios que una vez aprendidos se pueden estudiar y practicar en casa, como ejercicios para el fortalecimiento de los pies, un poco de elongación con la musculatura en caliente, ejercicios de brazos, y otros. Yo misma he editado un DVD de una clase de ballet para adultos que ha sido un éxito de ventas, pero destinado a personas con conocimientos previos, o sea personas que tienen un entrenamiento previo que les dice lo que es conveniente hacer en sus casas y el modo correcto de hacerlo.

Para quien ya estudia en un estudio de ballet, es entretendio y se aprende muhco mirando videos de clases de ballet.

Para practicar en casa lo ideal es tener un espacio apto, una habitación adecuada, donde no falte una barra y si te apetece, un espejo. Lo mas importante es el suelo, ya que tiene que ser el adecuado sobre todo para evitar caidas.

-¿Es mejor practicarlo sola o en grupo?

Las clases de ballet favorecen las relaciones personales al practicarse en grupos relativamente numerosos. Que un grupo de personas se junten en un lugar, a una misma hora y un mismo día a bailar ballet es sencillamente estupendo!

La danza incentiva el trabajo en grupo y el compañerismo. Al trabajar con otras personas pierdes la timidez, se favorece la autoestima y se crea un ambiente de respeto mutuo general. Claro esta que hay personas que disfrutan más en clases particulares y otras que disfrutan más compartiendo con otros. Cada persona es un mundo.

-¿En qué consiste tu método?

Yo me dedico a enseñar dos disciplinas:

La primera tecnica que enseño, es la danza clásica académica con la técnica Vaganova, creada por la bailarina del Ballet Ruso Imperial, Agripina Vaganova: Conjuga elementos y estilos de las escuelas francesa e italiana. Se caracteriza por líneas más alargadas, piernas más altas y donde se destaca el virtuosismo. Se le da mucha importancia al trabajo de la espalda, al uso de los brazos, de la cabeza y de los hombros.

Es la que estudié desde los seis años y luego de diplomarme, la continué en el Teatro Bolshoi de Moscú, y es en mi opinión, la más completa, la más llena de elegancia y gracia.

Tengo en mi sala desde hace 10 años, mujeres de 20 a 58 años a las que les enseño la técnica de esta escuela, y todas están estupendas! Muchas de ellas se han iniciado en la danza académcia conmigo ya de grandes y otras, han bailado toda la vida y continuaron conmigo de adultas.

La segunda técnica que enseño, la he bautizado como Body Ballet®. Son clases en donde he realizado una fusión de clásico, moderno y barre à terre con algunas asanas de yoga. Son muchas las mujeres que no desean una clase de ballet académico, pero tampoco quieren ir a un gimnasio, y es para ellas que fue pensado Body Ballet®.

Es un conjunto de técnicas que forman un método que pueden seguir mujeres de todas las edades que deseen conocer e incorporar en sus cuerpos todos los beneficios que aportan disciplinas como la danza clásica y otras de probada eficacia, que he aprendido a lo largo de años de práctica y enseñanza.

 Artículo en VOGUE click

Carolina de Pedro Pascual para Vogue España, 2014.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR
Aviso de cookies